El reto de la gastronomía catalana

La gastronomía catalana facilita una alimentación que se encuentra en una posición privilegiada internacionalmente, ya que sus platos típicos se preparan con ingredientes y productos de excelente calidad y muy variados, tanto con delicias del mar como con frescos vegetales y carnes de las montañas.

Los turistas consiguen platos que expresan la tradición de la cultura catalana con sabrosos sabores y productos inmejorables que caracterizan a su gastronomía, como el plato tradicional de calçots con salsa romesco, uno de los que identifica a la cocina de invierno de Cataluña.

Es un plato súper sencillo que sorprende por su sabor, se trata de cebollas a la parrilla, que se mantienen calientes luego de su cocción en papel periódico y así se sirven a la mesa, luego de quitarles su capa externa que se ruste en la brasa.

La cebolla que queda se come con salsa preparada a base de ingredientes como tomates, ajo, pimientos, almendras, pan y como es de esperarse aceite de oliva de excelente calidad. Muchos turistas se divierten comiendo este plato y otros prefieren pedir ayuda.

Los catalanes comen los calçots directamente en un solo plato y sin cubiertos, casi siempre en tertulias que llaman calçotadas, donde comparten con amigos su afición por los platos típicos a la parrilla.

El reto con los calçots es sumergir las cebollitas en la salsa y luego, inclinando la cabeza hacia atrás para colocarla en la boca, pero es muy difícil no derramar salsa, por lo que no es recomendable para principiantes, ya que es un plato rústico para divertirse.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *