Qué son los calçots y cómo comerlos

Desde mediados de noviembre y hasta abril se vive en Cataluña la temporada de calçots, uno de los platos más típicos de la gastronomía de esta región. Los calçots son una especie de cebolla de forma alargada que es cultivada bajo tierra, para que se mantengan tapadas mientras crecen.

De acuerdo a la creencia popular, los calçots fueron descubiertos por casualidad por campesinos catalanes, quienes los cocinaron al fuego y los comieron acompañados por una salsa a base de tomates, ajos, ñoras, almendras, avellanas, aceite de oliva arbequina y otros ingredientes.

La textura tierna y sabor dulce de los calçots, potenciado por la salsa romesco, hicieron que este plato se convirtiera en uno de los preferidos de los catalanes, hoy se le prepara en muchos lugares y se les considera una verdadera delicia culinaria.

La cocción tradicional se hace con un fuego fuerte y los calçots se colocan sobre una parrilla para que se cuezan hasta que su capa más exterior se carbonice, luego se retiran del fuego y se dejan reposar por unos 25 o 30 minutos envueltos en papel absorvente, aunque tradicionalmente se utiliza papel de periódico.

La mejor forma para comer los calçots es con las manos, por ello se dejan reposar para que estén a una buena temperatura al momento de comerlos. El proceso es bastante sencillo: se coge el calçot y se quita la capa externa, la cual se ha carbonizado, queda una cebolla muy tierna y jugosa, ésta se moja en la salsa y luego se lleva a la boca, de ser posible se come en un solo bocado.

Confit de pato con peras y ciruelas

El confit es una técnica de la cocina francesa para cocinar piezas de aves como el pato o el ganso o piezas de cerdo, las cuales se someten a una cocción a fuego muy bajo por largo tiempo en su propia grasa o en almíbar de algunas frutas. El confit de pato con peras y ciruelas es un plato realmente exquisito que se prepara con esta técnica, cuya receta mostramos a continuación.

Ingredientes

  • 4 muslos de pato.
  • 4 peras.
  • 200 gr de ciruelas.
  • 60 gr de piñones
  • ½ taza de vino (rancio o de cocinar).
  • ¼ taza de brandy.
  • 2 patatas grandes.
  • 1 trufa.
  • 2 cucharas de reducción de vinagre balsámico.
  • Caldo de ave.
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal, azúcar y pimienta.
  • Romero y tomillo (secos).

Preparación

Para iniciar la preparación se debe limpiar los muslos evitando quitar toda la grasa, se salpimientan y espolvorean con tomillo y romero, se coloca un poco de aceite en una sartén y cuando esté caliente se colocan los muslos a dorar por ambos lados, seguidamente se añade el vino y la trufa rallada y se apaga el fuego.

Precalentar el horno a 170 °C. Colocar los muslos de hornear y añadir el caldo formado con el vino, colocar las peras y los piñones y meter al horno, en una bandeja pequeña se colocan las ciruelas y el brandy y se llevan también al horno, cuando se hinchen las ciruelas se deben sacar del horno.

Se pelan las patatas y se cortan en cubos y se reservan, cuando los muslos lleven una hora en el horno se retiran las peras y se pintan los muslos por ambos lados con la reducción de vinagre, se colocan los trozos de patata salpimentados y cubiertos con un poco de aceite de oliva. Hay que evitar que la bandeja se quede sin salsa, para ello se puede ir añadiendo un poco de caldo de ave.

Se deja cocinar en el horno por una hora más y antes de apagar se incorporan las ciruelas y las peras y se dejan confitar por unos minutos.

Receta súper fácil de ensaladilla rusa

El origen de la ensalada se remonta a 1860 en la ciudad de Moscú, se dice que la receta auténtica muchas veces se modificaba al prepararla con ingredientes como mortadela ya que constituía el plato fuerte de los rusos por varias temporadas y que poco se parece la actual a las ensaladas rusas originales. Es una ensaladilla que se puede adaptar a los tiempos.

Sus principales ingredientes para la mejor ensaladilla rusa son patatas, guisantes, huevos, atún, pimiento rojo, aceitunas sin hueso, sal y mayonesa en proporciones adecuadas a la cantidad de personas, es una ensalada que nutre bien a seis personas con tres patatas medianas, tres huevos, dos latas de atún y aderezos al gusto. Es fácil de preparar en menos de una hora.

Por lo general, se hierven las patatas y los guisantes con abundante agua y fuego suave, otra forma es pelar las patatas y cortarlas en cuadritos y cocinarlas hasta que estén al dente en ambos casos.

Los huevos siempre se cocinan aparte con sal y por entre diez o doce minutos y luego, se colocan en agua fría para cortar su cocción, pelarlos y picarlos finamente para reservarlos.

Al tener los ingredientes listos se mezclan y sazonan al gusto con mayonesa, sal y un poco de aceite para lograr mejor consistencia y sabor. Se le añade el atún escurrido, aceitunas sin hueso y se le ralla el huevo cocido por encima con un rallador. A modo de decoración, colocaremos unas tiras de pimiento rojo por encima.

Finalmente, se sirve cuando se tempere en la nevera por unos minutos.

El mejor pollo a l’ast en Girona

El pollo a l’ast es un plato típico de de la cocina catalana, así como también de la cocina valenciana y balear, el principio básico para este plato es asar el pollo insertado en un asta que lo hace girar muy cerca del calor que producen las brasas o las llamas del horno. La preparación es muy sencilla y requiere de los siguientes ingredientes:

  • 1 pollo mediano.
  • 4 o 5 dientes de ajo.
  • ¼ taza de aceite de oliva virgen extra.
  • 2 cucharadas de vinagre balsámico.
  • Sal, comino en polvo, pimienta negra (al gusto).
  • Romero seco o ralladura de limón.

Preparación

Lo primero a hacer es precalentar el horno a 180 °C, luego procesa en la licuadora los dientes de ajo pelados, aceite, vinagre, sal, pimienta y comino, si deseas puedes agregar el romero o la ralladura de limón, hasta obtener una mezcla uniforme, coloca el pollo en un bol o cacerola y báñalo con la mezcla obtenida, utiliza las manos para frotar la mezcla por todas las partes del pollo.

Seguidamente atraviesa el pollo con el asta y llévalo al horno por al menos una hora, la función de girar el pincho que incorpora el horno permite que el pollo se cocine de manera uniforme por todos lados. Si finalizado este tiempo notas que el pollo no se ha dorado lo suficiente puedes dejarlo unos minutos más.

Puedes servir el pollo a l’ast acompañado con patatas horneadas y una ensalada de vegetales frescos, también va muy bien con el arroz.

Esqueixada de bacalao

Es un plato o tapa típico de Cataluña que se prepara con bacalao en remojo y otros ingredientes como trozos de pimiento verde y rojo, tomate fresco y duro para ensalada y una cebolla en Figueras. Las aceitunas negras no pueden faltar y sal, aceite y vinagre para la vinagreta. Es un plato muy fácil al tener los ingredientes reservados se hace en 15 minutos.

Los pasos previos fundamentalmente son para desalar el bacalao, se pone en remojo unos días antes y se le va cambiando el agua, dos veces al día. Luego, de que se desala se escurre y se seca para eliminar el agua y la sal. Luego, hay que desmenuzar o esqueixar, lo que le da nombre a este plato.

Luego, se pelan y se pican la cebolla, los tomates y los pimientos para luego agregarlos a la preparación, donde también se agregará el bacalao desmenuzado.

Los pasos de preparación propiamente dicha, son coger el bacalao ya remojado y desmenuzado en tiras del grosor de preferencia y se colocan en un bol, luego se añaden las verduras picadas y se mezclan muy bien.

Es importante que el nivel de sal de este plato se pruebe para lograr un equilibrio, ya que al agregar las aceitunas es posible que ya tenga el sabor salado que se requiere para dejarlo reposar antes de servirla.

Es ideal para integrarlo a dietas saludables, porque es alto en proteínas y bajo en grasa. El bacalao proporciona calcio, fósforo y magnesio. Además, tiene todos los minerales y vitaminas que aportan los vegetales. En Cataluña se consume en las edades de crecimiento y también, es favorito de las personas mayores por su delicioso sabor y su nivel nutritivo.

Abóndigas con sepia

El plato clásico de Albóndigas con sepia combina ingredientes de mar y montaña, logrando un sabor increíble. En Catalunya son muy populares y se consiguen en sus mejores locales. En cada casa de la región se cuenta con una receta particular que identifica la sazón familiar.

Sus ingredientes varían. La salsa se elabora con avellanas, almendras o piñones, permite variar algunos de sus ingredientes para lograr el toque personal del chef, que suele agregársele a este plato típico catalán.

Ingredientes y preparación de las albóndigas

  • 400 gr de carne de ternera y cerdo picada.
  • 1 huevo.
  • 2 dientes de ajo.
  • Harina para rebosar.
  • Miga de pan en leche.
  • Sal y pimienta al gusto.

Se coloca la carne, el huevo batido, la miga de pan remojada en leche y dos dientes de ajo en un bol, también los condimentos como sal y pimienta y los opcionales perejil y se mezclan. Luego, con las manos mojadas se hacen las albóndigas tratando que sean del mismo tamaño.

Se pasan una a una por harina y se fríen hasta que doren bien, se les escurre el exceso de aceite en papel absorbente y se reservan. Si agregan guisantes se saltean en aceite unos minutos y se reservan.

Ingredientes y preparación de la Salsa

  • 1 cebolla.
  • 2 sepias medianas.
  • Aceite de oliva.
  • ½ vaso de vino.
  • Caldo de pescado o agua.
  • 2 cucharadas de salsa de tomate.

Se limpia la sepia y se corta en trozos pequeños, se colocan en un sartén caliente con poco aceite y se fríen hasta que cambien de color, se sacan y reservan. Se fríe la cebolla y se les incorpora el vino y se cocinan por cinco minutos para evaporar el alcohol. Se incorpora la salsa de tomate y la sepia reservada, también el caldo de pescado o agua y se salpimientan.

Ingredientes y preparación de la picada

  • 1 puñado de avellanas, almendras o piñones.
  • 2 rebanadas de pan frito.
  • 2 dientes de ajo.

Se colocan los ajos picados, las rebanadas de pan y las almendras o avellanas en el líquido preferido para lograr que se liguen muy bien. En algunas recetas de este plato se incorpora chocolate negro en su salsa y el vino puede ser tinto o blanco.

Finalmente se incorporan las preparaciones: albóndigas, picada y la salsa, también guisantes como una opción y se rectifica su punto de sal. Luego, se dejan cocinar a fuego medio – bajo, por unos veinte minutos. Buen apetito.

Empedrat para llevar en Girona

Este plato típico de la cocina catalana es una ensalada fría preparada con frescos ingredientes con alubias, el súper nutritivo bacalao y aderezos básicos. Al Empedrat también se le conoce como ensalada de alubias blancas, en la receta se usan 500 gramos, se cocinan previamente y se reservan. También, se necesitan 300g de pimiento rojo y verde y cuatro huevos e igual cantidad de tomates. Además, una cebolla y 100g de aceitunas negras. De bacalao necesitamos 300 g. También, aceite de oliva, vinagre de vino, sal y perejil.

Es un plato perfecto para llevar al trabajo o para cualquier paseo ya que es muy fresco y fácil de digerir. Es una preparación que en algunas oportunidades sustituye a las alubias blancas por lentejas o garbanzos y en otras ocasiones no lleva pimientos. Pero, siempre está presente en la gastronomía mediterránea.

El bacalao se desala y desmenuza como tradicionalmente se usa para preparar el Empedrat, una gran opción para nutrirse. Es una receta equilibrada y muy saludable que puede consumirse a cualquier hora del día y es perfecta a temperatura ambiente.

Se prepara muy fácil se usan las alubias cocidas, el bacalao desmenuzado y los pimientos cortados en cubos. Mientras, la cebolla se corta lo más finamente que se pueda y el tomate igualmente pero en dados pequeños. El huevo se prepara en dados y se pican las aceitunas sin hueso. La vinagreta se prepara con aceite, vinagre y sal y todos se reservan.

Luego, se mezclan todos los ingredientes en un bol y se le agrega el perejil finamente picado, después se le riega la vinagreta y se remueven para integrar todos los sabores y aromas. Es importante guardarla por una hora en la nevera antes de servirla porque es ideal para degustar en días de calor.

Trinxat de Cerdaña

Es una receta tradicional que se prepara como una carne con verduras muy contundente. Es una creación de pobladores de un territorio único donde se dedicaban a la agricultura y a la ganadería. Contaban con productos muy frescos y de alta calidad y fueron quienes con tan solo cuatro ingredientes lograron crear recetas, como el trinxat, un plato muy rico y reconfortante.

La receta del trinxat de Cerdaña es una forma de elaborar un plato sabroso y que logra llenar con gusto a las personas por ser una opción culinaria muy completa. Sus ingredientes son un kilo de patatas, cuatro lonchas de panceta, una col y sal, agua y aceite al gusto.

Se prepara muy fácil, el primer paso es limpiar y quitarle las hojas más gruesas a la col para luego trocearla. Se coloca una olla al fuego con sal para agregar las patatas después de pelarlas, lavarlas y picarlas en trozos más o menos iguales. Al faltar unos quince minutos de que estén en su punto de cocción homogéneo se agrega la col a la olla y se deja cocinar hasta que estén por las patatas.

La panceta se corta en trozos generosos pero del mismo tamaño y grosor, porque es el ingrediente que da más sabor a este plato. Se colocan en un sartén para freírlos directamente hasta que queden crujientes para mayor textura. La panceta puede pasarse por papel absorbente para eliminarle el exceso de aceite.

Muchas personas agregan ajos pelados al aceite de freír la panceta para agregar ese sabor al plato donde la col y las patatas se unen, ya que luego de retirarlos de la olla cuando estén listos se prepara un puré con estos vegetales y se saltean con panceta en un sartén. Tradicionalmente, se sirve en un bol de barro.

Tradición catalana presente en todas las mesas

Las tradiciones gastronómicas catalanas están presentes en la cocina de vanguardia, dadas sus raíces mediterráneas donde convergen ingredientes y recetas griegas, romanas y, también, tienen influencia francesa.

Este conocimiento culinario ha originado unos platos populares fantásticos donde el tomate, el ajo y las finas hierbas siempre están presentes, para deleitar a los paladares de los clientes de los restaurantes que huelen a suculenta aceituna. Son establecimientos donde están presentes platos de delicia del mar al mejor estilo de Nápoles o Provenza que formaban parte del Reino de Aragón.

En los restaurantes de comida catalana preparan los mejores platos de comida mediterránea con los mejores productos de los campos y las más frescas carnes y pescados. Sirven platos de preparación sencilla con sabores exquisitos, muy reconfortantes y saludables.

Uno de los mejores ejemplos de que la influencia gastronómica catalana está presente en todas las mesas de España es el pà amb tomàquet o pan con tomate. Es la tradicional tostada de payés que se unta con los mejores tomates, un poco de sal y el mejor aceite de oliva, para acompañar cualquier comida o como excelente bocadillo para animar a una buena conversación.

Una receta perfecta es la ensalada catalana, donde se mezclan los mejores vegetales verdes con los embutidos más representativos de Cataluña como jamón, fuet, el bull y también quesos de excelente calidad, para obtener un plato que sirve de entrada en muchos lugares catalanes donde se presenta como una de las favorita de comensales enamorados de la gastronomía de Cataluña.

Bacalao a la muselina de ajos en Girona

Es un plato fácil de preparar y con apariencia sofisticada que puede prepararse de manera fácil, ya que es una receta que no tiene complicaciones pero que sus sabores sorprenden a sus degustadores.

Sus ingredientes son cuatro trozos de bacalao, dos dientes de ajo, 200 gramos de espinacas frescas, un huevo y una clara de huevo adicional, un vaso de aceite de oliva extra virgen, cien gramos de harina, ocho pimientos y condimentos al gusto. Es un plato muy nutritivo que aporta energía por su alto grado de proteínas, hidratos y fibras y su bajo contenido en grasas.

Su preparación se hace en cinco pasos muy sencillos, que se inicia pelando los ajos y cortándolo en láminas súper finas, para luego confitarlos en muy poco aceite a fuego lento y suave. También, se pueden agregar los condimentos secos hasta que se doren los ajos.

Luego, se colocan los ajos y el huevo para licuarlos y se le va añadiendo el aceite para formar una receta de mayonesa casera. Luego, se coloca la clara de huevo hasta punto de nieve para incorporarla a la preparación de la mayonesa, se incorpora con mucho cuidado para luego agregar sal al gusto.

El paso tres en la preparación de este plato es enharinar el bacalao para luego freírlo en una sartén con solo unas cuatro cucharadas de aceite de oliva, después es importante escurrirlo bien en papel absorbente.

En el cuarto paso de preparación se agrega en una sartén una cucharada de oliva y en este se saltean y salan los pimientos y espinacas reservados. Esta mezcla de vegetales es la cama de este plato y se coloca en el fondo de una bandeja. Finalmente, se agrega el bacalao frito y se baña en la muselina de ajo, para luego gratinarlo al horno.